La luz entre dos instantes

Un diálogo entre texto e imágenes, donde habla la voz de la mujer que encuentra y cura fotografías hechas en su juventud. Se trata de dos conjuntos de imágenes bajo dos epígrafes (Los primeros cien segundos y La Luz entre dos instantes) que tratan del tiempo, de lo que sucedió y sus significados. El hallazgo y la expresión son elementos sanadores y que arrojan luz sobre la propia vida y sus posibles interpretaciones.

La luz entre dos instantes dibuja figuras sin nitidez en sus bordes.
Podría pensarse que hablamos solo del pasado, pero sepa usted que lo que alumbramos quizás no haya sucedido aun.
Seguiré cerca para ayudarla a mirar y a componer algo que, si no se convirtiera en imagen, nos dejaría con la nada entre los dedos
La luz entre dos instantes 1
Elija un rotulador. Parece que prefiere el azul.
Deje que yo tome dos diapositivas y las una para que la luz pase por ellas.
El tiempo así contado no es materia, es un estallido en el cerebro:
la luz jugando con los cuerpos retratados, enfocando y desenfocando los rostros,
confundiendo capas,
coloreando lugares en los que hemos estado pero que no conocíamos
La luz entre dos instantes 2
Al tiempo le sucede como a la luz,
que casi podríamos tocarlos
pero que se nos escapan justo cuando vamos
a comprobar de qué están hechos.
La luz entre dos instantes 3
Cuente hasta cien, es el principio:
no volverá a ser la desmemoria
un arma necesaria para defenderse de la vida.
La luz entre dos instantes 4
De pronto la conciencia del tiempo transcurrido 
le produce el aturdimiento y la clarividencia del que sabe que la muerte siempre tiene prisa.
Me consta que usted no hizo todas esas fotografías para relatar su vida, 
porque entonces fotografiar su día a día era algo casi compulsivo.
La luz entre dos instantes 5
De alguna manera será posible mitigar
el escozor que le produce verse
junto a quien usted ya no quiere,
a quien la marcó con el dolor
y a quien no es posible hacer justicia
sino con el olvido.
La luz entre dos instantes 6
Las tijeras son la herramienta más eficaz.
No tenga miedo, la ausencia hará más dichosa la presencia que hoy disfruta.
La luz entre dos instantes 8
Tome una fotografía del álbum familiar.
Al mirar la fecha escrita en el envés puede que el tiempo le parezca algo tangible,
como cuando entra un rayo de luz donde la oscuridad ha quedado atrapada,
un lugar como una iglesia o un bosque muy denso.
Los primeros cien segundos 1
Se ve usted tan pequeña.
En esas fotos el tiempo era algo que cada uno de los retratados llevaba dentro,
en su estómago; algo que hoy se desborda y ante sus ojos hace crecer sombras,
ramas o torrentes de agua.
Los primeros cien segundos 2
Si hubiera contado usted entonces su vida, lo habría hecho como si el tiempo
fuera un renglón infinito que se lee siempre de izquierda a derecha,
desde lo primero que pasó hasta lo que está sucediendo al escuchar hoy esto.
Aun cercana a la adolescencia, no pensaba en la muerte, 
no pensaba en cambiar nunca.
La luz entre dos instantes 7
Usted quizás no se lo haya preguntado, pero los científicos afirman que la luz tiene materia;
sin embargo utilizan la palabra “despreciable” para medirla. Por extraño que parezca,
también dicen que las relaciones entre la luz y la materia tienen que ver
con los primeros cien segundos del universo.
Pero aunque usted intente saber cómo fueron esos segundos,
porque intuya que ahí está el secreto de todo, siempre se quedará con las manos vacías.
Los primeros cien segundos 3
Back to Top